Llàtzer Moix podría estar a punto de dar su opinión sobre algo

llatzer1

Su mujer acaba de preguntarle “¿cómo está la sopa?”

Una sencilla conversación familiar ha levantado esta mañana un revuelo mediático que sería incomprensible si no fuera porque puede dar pie, por primera vez desde que se tienen datos, a que el crítico de arquitectura Llàtzer Moix abandone el texto descriptivo y aporte un juicio personal a la obra analizada.

Expertos en el debate cara a cara concuerdan en que “tiene difícil evadir la respuesta, la sopa no es algo que puedas tener siempre en la boca como excusa”, y añaden que “la única opción que vemos es empezar a hablar de manera ininteligible, ya sea adoptando una dicción deficiente tipo Bjarke Ingels o divagando entre palabras inventadas como ese tipo del centro comercial en cala Montjoi”.

A pesar de la expectación generada, la esposa se muestra escéptica: “No me fío, ya ha salido otras veces por la tangente. La semana pasada le pregunté ¿qué tal me queda el vestido? y respondió que la pieza consistía en dos piezas de lino unidas mediante un cosido a doble cruz que permite generar un pliegue en el pecho a modo de escote”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s